ha sido agregado a tu carrito.

 

¿ A quién no le ha hecho pasar un mal momento una explosión de emociones incontroladas? Cuantos de vosotros, ¿sois capaces de controlar y gestionar vuestras emociones ?

La inteligencia emocional nace de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. La inteligencia emocional sería la inteligencia intra e interpersonal de la que habló Gardner, es decir cómo me relaciono conmigo mismo y con los demás, ahí es nada. La mayor parte de la información que aquí comparto está extraído del  libro La práctica de la inteligencia emocional de Daniel Goleman, el cual recomiendo su lectura.

Primera razón: las personas de éxito son aquellas que tienen desarrollada la inteligencia emocional.

Inteligencia emocional tiene que ver con las habilidades personales, no es un aprendizaje académico. Desde es sistema educativo se nos ha trasladado la idea de que la educación y las habilidades técnicas proporcionan un billete seguro para el éxito. Los estudios sobre inteligencia emocional, nos muestran que el éxito depende de más factores que la mera capacidad intelectual o la destreza técnica y que para sobrevivir y prosperar se requiere otro tipo de habilidades como la empatia, la flexibilidad, cooperar, el optimismo y la adaptabilidad.

Segunda razón: las personas más felices tienen más inteligencia emocional.

Es interesante escuchar cada día a más padres que se acercan a nuestra entidad la frase ” yo lo que quiero, es que mi hijo sea feliz”.

Y fijaros para que vuestros hijos sean felices, está demostrado en numerosos estudios que, una de las claves es que sean cada día mas inteligentes emocionalmente.

De este modo es altamente aconsejable que tu hijo participe en actividades y proyectos donde se fomenten las relaciones sociales, la cooperación entre sus iguales, la creatividad y la iniciativa. Nunca es tarde para desarrollar esta inteligencia, constituye un proceso de aprendizaje lento que continua a lo largo de nuestra vida y que nos permite ir aprendiendo de nuestras experiencias.

Tercera razón: las emociones negativas nos bloquean la atención a otra cosa.

La tensión emocional prolongada puede obstaculizar las facultades intelectuales del niño y dificultar así su capacidad de aprendizaje. Y en un adulto lo mismo, cuántas veces nos hemos quedado enganchados a una emoción y no hemos podido ni dormir, ni hacer nada más.  Una emoción nos trae una información muy valiosa, y nos pide que la escuchemos y actuemos en función de la información que nos trae.

Cuarta razón : la inteligencia emocional nos ayuda a vivir con la destreza necesaria.

La inteligencia emocional es sin duda una gran herramienta que si te acompaña te hace la vida más fácil, sin lugar a duda.

Según Goleman, hay cuatro partes en la inteligencia emocional 1.- La conciencia de uno mismo; Saber lo que sientes, por qué lo sientes, 2.- Gestionarse a uno mismo; Ser capaz de cumplir tus metas, ser positivo ante los contratiempos. 3.- La empatía; Entender cómo se sienten los demás. 4.- Manejar bien las relaciones; Colaborar, resolver conflictos, influenciar a la gente, persuadir, comunicarse.

Quinta razón : la incompetencia emocional hace que no aprovechemos todo nuestro potencial.

Escribe Daniel Goleman en su libro La práctica de la inteligencia emocional, que las emociones descontroladas pueden convertir en estúpida a la gente más inteligente.

Necesitamos sin duda la competencia emocional para poder sacar el máximo provecho de nuestros talentos. ¿Cuántas ocasiones recuerdas en tu vida que has perdido los papeles? La incompetencia emocional nos hace ver la importancia del equilibrio entre lo que sé y cómo gestiono mis emociones.

Espero que estas 5 razones te hayan hecho preguntarte ¿ Qué tal estoy con mi inteligencia emocional? ¿Qué puedo hacer para ser cada día una persona con mayor inteligencia emocional?

 

Alba Moreno

Acerca de Alba Moreno

Fundadora y gerente de Inter Europa. Emprendedora social. Le encanta formarse y aprender a ayudar mejor a las personas.

Deja un comentario