ha sido agregado a tu carrito.

Posiblemente estamos acostumbrados a pensar que una persona con discapacidad intelectual, lo tiene muy complicado para trabajar en una empresa de ámbito ordinario, bien porque no tiene ni la suficiente formación, ni habilidades, ni tampoco hay empresas que apuesten por su inclusión.

También posiblemente, cuando pensamos en algún puesto que estas personas puedan cubrir, solo imaginamos que podría ser en un supermercado, como conserjes o trabajos que sean muy mecánicos.

Desde que pusimos en marcha el programa de empleo en la asociación, vamos demostrando que el empleo de personas con discapacidad intelectual en empresas normalizadas es posible y también que existen muchos y diferentes puestos de trabajo que pueden ser cubiertos por una persona con discapacidad intelectual.

Como el caso de Elena, que desde hace un mes está realizando prácticas profesionales en las oficinas del Ayuntamiento de Fuenmayor. El puesto en el que se está formando Elena es como auxiliar de administrativo. Estas prácticas entran dentro del programa de formación dirigido al empleo que desarrollamos a través del programa Centro CHAT de Inter Europa. Son unas prácticas que se han hecho posibles gracias a que firmamos un convenio de colaboración con este Ayuntamiento, junto con el apoyo de la Fundación Mapfre.

Las tareas que desarrolla Elena son muy variadas. Desde que entró, ha ordenado el archivo de albaranes y facturación del Ayuntamiento, se encarga de preparar la correspondencia, de sellar y ordenar facturas, destrucción de papel y también labores informáticas como transcripción de plenos y elaboración de tablas y listados para las diferentes actividades que organiza el ayuntamiento.

La acogida de Elena por el personal del Ayuntamiento fue fantástica. Al principio todos estaban expectantes de conocerla y también se preguntaban cómo iba a ser la experiencia. Tenían las típicas dudas de saber si iban a saber darle tareas apropiadas, de si la iban a saber tratar, cómo sería la relación con ella, etc. Gracias a la metodolgía de empleo con apoyo y al trabajo del preparador laboral, se hizo un análisis previo de las tareas que podía desarrollar y también los primeros días, se fue definiendo su puesto de prácticas.

Estoy seguro de que para el personal del ayuntamiento, ha sido una sorpresa conocer a Elena. Seguramente se les han desmontado muchos de los prejuicios que tenían y han visto que lo que pensaban en un principio, respecto a las capacidades y habilidades de una persona con discapacidad, no se ajustaba mucho a la realidad.

A día de hoy, las prácticas están funcionando de maravilla. Da gusto ver cómo Elena es tratada como una persona más dentro del equipo de la oficina del ayuntamiento. Uno de los momentos en los que se puede ver esta inclusión, es cuando se junta todo el equipo a almorzar a media mañana. Ver a Elena incluida en este momento y al equipo compartiendo y hablando con ella de una manera totalmente natural, nos hace pensar que otro de los objetivos del programa de empleo, se ha conseguido.

Inclusión, equipos de trabajo diversos, apostar y potenciar las capacidades de cada persona, y demostrar que otros empleos son posibles, es por lo que nos esforzamos y trabajamos cada día.

Acerca de Enrique Visairas Blanco

Coach personal y máster en PNL. Coordinador del área de Formación y Empleo. Dedica sus esfuerzos al acompañamiento de personas a través del coaching y a la creación de redes de empresas para promover en ellas la inclusión de personas con discapacidad.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Ayúdanos a mejorar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario