was successfully added to your cart.

Carrito

La lectura, ese caballo de batalla tan importante en nuestra infancia, en su infancia.

La lectura es una destreza fundamental que todos debemos adquirir para crecer en nuestro desarrollo de habilidades académicas. Nos ofrece libertad de oportunidades, poder aprender con historias, comunicarnos si queremos escribirnos cartas, resolver problemas matemáticos…

 

Todos debemos aprender a leer. Sin embargo, ¿Cuántos niños se encuentran en situaciones en las que leer les supone una vorágine de emociones? Algunas positivas, a los que les encanta y las historias que leen les transiten emoción, amor, intriga… pero otras no tan positivas, cuando al leer en clase sienten vergüenza, cuando no leen bien y sus compañeros se ríen de ellos o cuando tienen alguna dificultad para saber leer y les invade la idea de que son tontos o no van a conseguirlo nunca.

 

Estas emociones no tan positivas, comúnmente van seguidas de angustia, estrés y odio por la lectura. Y esa actividad que debería ser tan divertida y emocionante, llena de personajes con historias nuevas, pasa a ser una pesadilla.

Saber lidiar con estas emociones, entenderlas y entender el porqué surgen en cada ocasión es fundamental para trabajarlas y poder dar un giro a esta conexión negativa que a veces se tiene con la lectura.

Descubrir nuestras propias capacidades para aprender a leer, a nuestro ritmo, pero de una manera adecuada, nos ayuda a amar la lectura y ver el lado positivo de esta actividad.

 

En las sesiones de emociones de la Leoteca se trabajan estas emociones, tanto las positivas como las no tan agradables. Aprendemos a sentirlas todas, a saber por qué nos visitan y qué nos quieren decir. Aprendemos a expresarlo adecuadamente y a encontrar una manera de amar la lectura, de aprender a leer de manera divertida y útil.

Existen multitud de libros que nos transmiten, a través de la propia lectura, todas esas emociones. A través de ellos nos damos la posibilidad de sentir y aprender de nuestros sentimientos y emociones.

 

Además, los juegos son un instrumento magnífico para poner en práctica el aprendizaje de la expresión y gestión emocional. En la Leoteca empleamos el juego como lenguaje natural del niño para aprender a emocionarse y gestionar dichas emociones de la mejor manera posible, junto con los libros y la lectura.

Porque no solo debemos aprender a leer, sino que también debemos aprender a querer leer y amar la lectura.

 

Escrito por: Johana Martínez, psicóloga emocional y fundadora del Centro Edukids.

«La lectura es para la mente lo que el ejercicio es para el cuerpo»

Joseph Addison

Yuli Sánchez

About Yuli Sánchez

Trabajadora social de Inter Europa. Coordinadora de los módulos formativos del Centro CHAT de Inter Europa y del Curso Comprendo lo que leo. Apasionada de los juegos de mesa y de la lectura.

Leave a Reply