was successfully added to your cart.

Carrito

Hasta hace muy poco pensábamos que sólo los superdotados, personas muy especiales tenían talento. El resto éramos del montón, uno más.

A raíz de la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, que podéis leer también una entrada al blog al donde explicamos en detalle las diferentes inteligencias, se empezó a abrir la mirada. Y poco a poco, porque todavía en las escuelas, institutos y universidades no se han puesto las pilas, no se mira al alumno desde sus talentos, sino a todos por igual, siendo la nota del examen la que vale. Y es que, cada uno de nosotros tenemos un talento o varios, seguro que hay algo que sabemos hacer mejor que los demás o que lo hacemos de una forma diferente, original, lo que sucede es que no estamos entrenados a mirarnos, a auto analizarnos. Del mismo modo ni profesores, ni padres tienen entrenada la mirada para ver en sus alumnos e hijos su talento. De entrenar la mirada hablaremos en otro post, porque el tema se las trae, para ver los talentos de vuestros hijos primero tenéis que hacer una mirada interior, pero como digo eso es para otra entrada en el blog.

¿Y cómo podéis descubrir vuestro talento  y  vuestros hijos el suyo? Viviendo diferentes situaciones y experiencias que nos ayuden a conocernos mejor. Es vital que los niños y jóvenes vivan experiencias fuera de las aulas, en otros contextos creativos y seguros para ellos, para que puedan observar sus talentos.

El talento es conocimiento, experiencia, aptitud y actitud. El talento es la capacidad de hacer algo de modo extraordinario gracias a las habilidades y actitudes personales y al conocimiento adquirido a través de la formación y  la experiencia.  Una vez identificados nuestros talentos, para poder vivir de ellos,  debemos de contar con la pasión.

Autores como Ken Robinson nos proponen encontrar nuestro elemento, que es donde las aptitudes naturales confluyen con nuestra pasión. De entrada significa que hacemos algo para lo que tenemos una predisposición natural ya sea tocar la guitarra, jugar al baloncesto, trabajar con tecnología. Este autor nos dice que un paso esencial para conocer nuestro elemento es conocer nuestra aptitudes, lo que se nos da bien hacer. Las aptitudes tienen que ver con la constitución biológica, tiene que ver con los dones naturales con los que hemos nacido. Algunas pueden manifestarse a edad muy temprana y otras permanecer ocultas porque no se han dado las circunstancias necesarias para que salieran a la luz. Va a ser fundamental experimentar diferentes situaciones y vivir en diferentes contextos, probar nuevas actividades para ir conociendo nuestros talentos, darles la oportunidad de que salgan. ¿Cómo podríamos saber que cocinar es nuestro talento sino lo hemos hecho nunca? Las aptitudes responderían a la pregunta ¿ qué actividades te resultan  más fáciles de hacer?

Y es que conocerse así mismo, conocer nuestros talentos, vocación, pasión nos ofrece una hoja de ruta, una guía que está dentro de nosotros, que nos ayudará a ir dando los pasos para vivir de nuestro talento. Es una información que está dentro de nosotros para guiarnos, y que deberíamos de escuchar para en las múltiples situaciones que nos vamos a encontrar donde tengamos que elegir, lo hagamos siendo fieles a nosotros mismos.

Admitir que tenemos unos talentos que nos guían es también admitir que es muy difícil ser bueno en todo, que todo nos motive por igual, que vuestro hijo tenga que sacar buenas notas en todo. Qué saque buenas notas en todo, no es en mi opinión el camino; lo importante es ver dónde están sus talentos y ayudarle a potenciarlos, porque esto es lo que le va a hacer único y diferente, y por que le va ayudar a vivir en su zona de genialidad, donde va a disfrutar con lo que hace.

Conocemos todos nosotros las consecuencias de elegir una carrera porque » la sociedad dice que tiene salidas» o sacarnos una plaza como funcionario para estar seguros a nivel laboral, las consecuencias de estas decisiones sin haber observado nuestros talentos pueden ser nefastas.

Yo lo tengo muy claro, para mi el éxito es poner mis talentos al servicio de las personas. Vivir de mi talento me motiva cada mañana, me guía, me ayuda a solventar los problemas diarios, a no tirar la toalla, a seguir aprendiendo, a sentir que mi vida tiene sentido, que es plena. Sin duda, identificar mis talentos me ha ayudado a ser más feliz. ¿ Y tú tienes claros tus talentos? ¿ Y puedes ver los de tu hijo? ¿Cómo vas a ayudarlo para que identifique sus talentos? Recuerda que cada persona es única, no hay dos iguales.

Alba Moreno

About Alba Moreno

Fundadora y gerente de Inter Europa. Emprendedora social. Le encanta formarse y aprender a ayudar mejor a las personas.

Leave a Reply