ha sido agregado a tu carrito.

La langosta es un animal suave y carnoso, que vive dentro de un caparazón rígido. Ese caparazón rígido no se expande. Entonces, ¿cómo puede crecer la langosta? Bueno, pues mientras la langosta crece, el caparazón se vuelve en un gran limitante y la langosta se siente bajo mucha presión e incómoda. Así que, abandona su caparazón, se va debajo de unas piedras para protegerse a si misma de los depredadores y desde allí comienza a producir uno nuevo. Con el paso del tiempo, al seguir creciendo, ese caparazón también se vuelve muy incómodo. Así regresa debajo de las piedras, y la langosta repite el mismo proceso varias veces.

El estímulo que permite a la langosta crecer, es sentirse incómoda. Ahora, si las langostas tuvieran médico, nunca crecerían, porque en el momento que la langosta se sintiera incómoda, iría al doctor, éste le daría un medicamento, un anisiolítico por ejemplo, y todo perfecto. Nunca se quitaría el caparazón.

Posiblemente unos de los mayores problemas que tenemos ahora mismo en la sociedad y en la educación de los jóvenes, es que nos empeñamos en mitigar o eliminar cuanto antes, esos momentos de estrés, de incomodidad, de sufrimiento. No toleramos momentos de dolor, ni de angustia, y ante cualquier problema, buscamos soluciones que a priori parecen rápidas.

Dar las herramientas necesarias para que cada persona pueda salir de su caparazón y continuar creciendo, esa es la clave. Y eso es lo que pretendemos hacer desde Inter Europa. Con programas como Sherlock o el acompañamiento individual a jóvenes y a familias, ayudamos a encontrar la manera de buscar el aprendizaje de las situaciones incómodas y de los problemas. Porque ahí es donde está el crecimiento individual.

Así que creo que debemos darnos cuenta, de que los tiempos de estrés, también son momentos, que representan señales para el crecimiento. Y si utilizamos esos momentos de manera correcta, podremos crecer a través de la adversidad.

¿Entonces que queremos, caparazones que nos protejan o que nos limiten? ¿Es que no nos gustaría hacer como la langosta? ¿Tener la capacidad de construir una protección, pero con la posibilidad de que se vaya adaptando y que me vaya dejando crecer?

Encontar y aprender a utilizar las herramientas personales necesarias y entender que muchas veces lo que parece el camino más corto, se convierte en el más complicado, será la clave para permitir el crecimiento completo de cada uno de nosotros.

 

Acerca de Enrique Visairas Blanco

Coach personal y máster en PNL. Coordinador del área de Formación y Empleo. Dedica sus esfuerzos al acompañamiento de personas a través del coaching y a la creación de redes de empresas para promover en ellas la inclusión de personas con discapacidad.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Ayúdanos a mejorar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja un comentario