ha sido agregado a tu carrito.

Tiempo libre y discapacidad: un espacio de diversión y aprendizaje diferente.

Hace ya más de tres años que comencé a trabajar en el proyecto de Ocio educativo con jóvenes con discapacidad intelectual y entiendo perfectamente por qué, desde el año 2003, este programa

tiene un éxito indiscutible

Todas las personas necesitamos relacionarnos con otras personas: socializar; y si no, imaginemos por un momento, nuestras vidas sin poder hablar, conocer y compartir nuestro día a día con alguien. Esto es lo que sucede en el espacio de Ocio educativo; un punto de encuentro para jóvenes con discapacidad intelectual donde conocer nueva gente, donde compartir vivencias y preocupaciones sin ser juzgado por nadie.

Durante todo este tiempo he visto como muchos de los jóvenes que entran nuevos, ven a los más mayores con admiración. Ven en ellos el cambio que quieren conseguir. Quieren dejar de ser personas con una vida de ocio y tiempo libre en torno a sus familias o al ordenador y pasar a disfrutar con lo que más les motiva, como jóvenes que son, tener su cuadrilla de amigos con los que ir la cine o simplemente pasar una tarde libre en el banco comiendo unas pipas y echando unas risas.

Es por ello que ocio educativo es un programa que tiene tanto éxito entre los jóvenes que cada miércoles acuden. Porque no sólo aprenden a ser personas sociables, no sólo aprenden a gestionar su tiempo de ocio de manera autónoma, no sólo encuentran un espacio donde se sienten respetados; si no que todo eso lo aprenden divirtiéndose. Es la columna vertebral,  de este programa: si me divierto aprendiendo el aprendizaje es mejor.

 

Cuéntame y olvido. Enséñame y recuerdo. Involúcrame y aprendo. (Benjamin Franklin)

Gonzalo Marcos

Acerca de Gonzalo Marcos

Educador del proyecto CHAT de Inter Europa. Coordina y colabora como educador en campamentos internacionales. También es preparador laboral de personas con discapacidad intelectual.

Deja un comentario